Etiquetas

,

Que es el Chip RFID

RFID (siglas de Radio Frequency IDentification, en español identificación por radiofrecuencia) es un sistema de almacenamiento y recuperación de datos remoto que usa dispositivos denominados etiquetas, tarjetas, transpondedores o tags RFID. El propósito fundamental de la tecnología RFID es transmitir la identidad de un objeto (similar a un número de serie único) mediante ondas de radio.

Las etiquetas RFID son unos dispositivos pequeños, similares a una pegatina, que pueden ser adheridas o incorporadas a un producto, un animal o una persona.

Para que controlar?

Los creadores de la globalización el Club Bilderberg y el resto de los amos del mundo han pensado que “La sociedad sin dinero en efectivo no es un «nuevo» concepto sino uno antiguo recuperado por la élite globalizadora para ejercer un control absoluto sobre todos los individuos. ”

Es así primero la obligación de usar cajero y tarjetas de debito y crédito , así el dinero se lo quedan los bancos . Luego para tener total control sobre cualquier movimiento económico y financiero que mejor que un chip que otorgue control total , con el cual no halla lugar en mundo donde esconderse.

Comparto videos esclarecedores :

 

A continuación Un extraco del Libro

La verdadera historia del Club Bilderberg puedes leerlo completo en :

Biblioteca Pleyades

Microchips

Para llenar el hueco dejado por «la sociedad sin dinero», los globalizadores necesitarán desarrollar un sistema paralelo de compra o, dicho en otros términos, ¿cómo conseguirán que la gente se instale los chips?

Pues haciendo creer a la gente, mediante el uso de los medios de comunicación controlados, que es necesario, para así convencerlos de que se lleven a casa uno de los aparatos desarrollados por el Instituto Tavistock de Relaciones Humanas.

El argumento, que se está probando en los Estados Unidos, se llevará a cabo de la siguiente manera:

«En primer lugar – escribe Texe Marrs en Millennium: Peace, Promises, and the Day They Take Our Money Away -, el mundo se verá obligado a utilizar un nuevo sistema de identificación internacional informatizado que permitirá un acceso inmediato a los datos personales digitalizados como detalles bancarios, clasificación crediticia o situación laboral. Todas las personas dispondrán de nuevas tarjetas de identificación personal para que el nuevo sistema funcione.

Poco después de eso, todas las tarjetas de identificación personal, tarjetas de débito, permisos de conducir y tarjetas de crédito se aglutinarán en una sola Tarjeta Inteligente Multiuso de tecnología avanzada con un circuito integrado de sistemas empotrados capaces de almacenar tanto dinero electrónico como información referente a la identidad personal.

Casi simultáneamente a este acontecimiento, el mundo se quedará sin dinero y la moneda se ilegalizará para que todo lo que debamos comprar y vender lo hagamos mediante operaciones informáticas, es decir, simplemente una serie de números flotando en el ciberespacio.»

Una vez el dinero haya desaparecido, y la población en general acepte las tarjetas inteligentes y se consolide el sistema de chips electrónicos, el Nuevo Orden Mundial se inventará un sinfín de problemas en el sistema de las tarjetas electrónicas, como por ejemplo que las personas a veces tendrán que hacer frente a que su dinero esté perdido ‘en el aire’ a causa de desgraciados pero inevitables errores informáticos.

Es decir, que los errores informáticos pueden ocultar es un hecho. Que se pueden fabricar para que aparezcan también es un hecho. Si debemos creer que todo esto conduce inevitablemente al objetivo final, que es el Microchip Implantable, entonces el escenario que he descrito es bastante plausible. Tras meses de retraso, llamadas telefónicas y acciones legales, los bancos «devolverán» la suma de dinero que le corresponde a su legítimo dueño que se habrá encontrado repentinamente.

Se nos informará de que nuestras nuevas tarjetas se pueden robar o perder con facilidad y, si esto sucede, no podremos hacer funcionar o llevar a cabo transacciones de un modo seguro.

Según la empresa de estudios de mercado Ipsos-Reid, en marzo de 2003 más de un tercio (el 35%) de los canadienses dejaron al descubierto en línea información personal comprometida. En junio de 2001, el número sumaba un 21%. En diciembre de 2000, era sólo el 18%. El 95% de aquellos cuyos datos se habían visto comprometidos se habían registrado sin darse cuenta en un correo basura y otro 29% dijo haber vendido o transferido a un tercero sus datos personales. El 43% de los encuestados afirmaron creer que su información estaba protegida.

Una empresa de estudios de mercado, cuyo nombre es Allied Business Intelligence, estima que el mercado global de los microchips de la tarjeta inteligente crecerá en más de tres mil cien millones de dólares hacia el 2008.

En la actualidad, 850.000 consumidores utilizan regularmente tarjetas inteligentes en Francia. En Japón están en circulación 650.000 monederos electrónicos conocidos como tarjetas «Edy». La tarjeta francesa Moneo (la tarjeta inteligente que se puede cargar con dinero electrónico y se utiliza para pagar en el parquímetro, en las máquinas expendedoras y en los comercios.

Los protocolos criptográficos protegen la transferencia de dinero entre la tarjeta inteligente y la máquina que la acepta) lo ha incorporado en sus tarjetas de crédito ya existentes, algo que nunca se ha intentado fuera de Francia. De hecho, se ha añadido automáticamente a 25 millones de tarjetas de crédito que debían renovarse sin que los propietarios lo supieran.

En la etapa final, el Gran Hermano nos dirá que tiene la solución última para acabar con todos los problemas: unir a la gente personalmente a sus tarjetas. Esa será la razón que esgrimirá para que todos recibamos un Transpondedor Biochip de Identificación Personal inyectable bajo la piel que sustituirá nuestros carnets de identidad.

Sin él, no se permitirá a nadie comprar o vender nada.

Y aquí lo tiene: un microordenador chip puede implantarse bajo su piel, y las estadísticas demográficas pueden leerse con un escáner electrónico. Se dispondrá todo para un Gobierno que desea controlar los movimientos de todos y cada uno de nosotros, hasta que lo sepan todo de usted.

Anuncios