Etiquetas

EL OPUS DEI ES LA EXTREMA DERECHA DE LA IGLESIA CATÓLICA.
https://queenannyslace.files.wordpress.com/2012/07/opus_dei.jpg?w=300El nombre “Opus Dei” (Obra de Dios) resulta sorprendentemente familiar en Chile. Todo el mundo lo ha oído alguna vez y muchos –sabiéndolo o no- lo viven en su vida diaria, especialmente en la educación. Muy pocos, por lo demás, se escandalizan al escuchar sobre su presencia en los círculos económicos y de poder.

Y es que casi nadie sabe exactamente qué es la organización católica extremista fundada por Josemaría Escrivá de Balaguer. Después de I love Pinochet, Marcela Said, chilena radicada en Francia, trató de averiguarlo junto a Jean de Certeau, montajista de documentales y productor de I love…, que firma aquí su primera realización. Cuatro años después, y tras todo tipo de dificultades, Opus Dei, una cruzada silenciosa vio la luz con algunas presentaciones en salas y festivales, pero principalmente al pasar por televisión, para la que fue concebido.

En Chile debiera verse más adelante. la actitud es lo más imparcial posible, motivada por una curiosidad respetuosa, aunque sin esconder la postura crítica.

Si hay “denuncia” es a través de la enunciación. Si hay juicio, en última instancia es el espectador quien lo formula tras escuchar a unos y otros. En Opus Dei… por lo demás, la palabra está dada prioritariamente a los propios miembros de “la Obra” (nombre con el que es conocido el grupo entre sus miembros). Un punto fuerte del panorama entregado por Said y De Certeau es la variedad de las visiones “desde dentro”.

No hay una voz oficial, sino que el cuadro que logramos armarnos, aunque incompleto, está compuesto por personalidades con más autoridad, numerarios, parientes de miembros, supernumerarios, y un chocante descubrimiento (para los ignorantes en cultura Opus): las numerarias auxiliares, reclutadas entre las clases populares para las tareas más básicas, como las domésticas, y que además de vivir permanentemente en subordinación (“Dios creó el orden social por algo, no hay que tratar de cambiarlo”, reza su credo) entregan su sueldo a la Obra. También se vislumbra la relación entre la secta y los grupos de poder a través testimonios de figuras como Ronald Bown (presidente de la Asociación de Exportadores de Chile) o simplemente descubriendo el cruce de nombres en las distintas esferas.

Opus Dei – Una Cruzada Silenciosa 1/5

Opus Dei – Una Cruzada Silenciosa 2/5

Opus Dei – Una Cruzada Silenciosa 3/5

Opus Dei – Una Cruzada Silenciosa 4/5

Opus Dei – Una Cruzada Silenciosa 5/5

 

 

José María Escrivá de Balaguer, marqués de Peralta, título nobiliario que compró en 1968, diseñó la estructura del Opus Dei copiando a los jesuitas en su organización, pero mezclando el carácter de logia secreta de los masones más un ingrediente totalitario. Fue católico fundamentalista y representa lo más oscuro del catolicismo, añadiéndole un tinte político fascista. Por eso el Opus Dei prosperó en España durante la dictadura de Franco, en Chile durante la de Pinochet o en Argentina durante la de Videla.
Pero veamos quién fue realmente este personaje.
José María Escrivá Albás, futuro Josemaría Escrivá de Balaguer y Albás -cambió su nombre porque se avergonzaba del origen humilde de su familia- nació en Barbastro (Huesca, España) el 9 de enero de 1902. Sus padres se llamaban José Escrivá y María Dolores Albás Blanc. Fue el segundo de seis hermanos; sus tres hermanas pequeñas murieron siendo niñas. El último nacería mucho más tarde. En 1923 empezó a estudiar Derecho en la Universidad de Zaragoza.

 

Fue ordenado sacerdote el 28 de marzo de 1925 y comienzó a ejercer el ministerio en varias parroquias rurales de Aragón. En 1927 se trasladó a Madrid donde trabajó dando clases de derecho romano y canónico.
El 2 de octubre de 1928, según su propio testimonio, “vio” que Dios le pedía que difundiese en todo el mundo la llamada universal a la santidad, y que abriera un nuevo camino dentro de la Iglesia, el Opus Dei -Obra de Dios- para transmitir a todos los hombres que se pueden santificar a través del trabajo. Desde ese día, mientras continúa con el ministerio pastoral que tiene encomendado en aquellos años, trabaja en solitario en el desarrollo de la organización. Empieza a contactar con personas de diversas profesiones (artistas, profesores, obreros, sacerdotes, pequeños empresarios…), y a la vez ofrece oración y mortificaciones.
Pero lo que poca gente sabe de este hombre que fue beatificado en 1992 y canonizado en 2002 es que:

 

  • Estuvo internado en un manicomio por sufrir trastornos psicopáticos.
  • En sus frecuentes accesos de rabia solía emplear el vocabulario más bajo y soez.
  • Careció de amigos. Sólo tuvo siervos.
  • Estaba enfermizamente obsesionado con el sexo y, particularmente, con la vida sexual de sus adeptos.
  • Fue un estrecho colaborador del dictador Franco, colaborando en sus crímenes.
  • Manifestó sus simpatias por Hitler y su política hacia los judíos.
  • En su egolatría, gritaba con frecuencia y no toleraba las disensiones.
  • No respetaba la doctrina Papal cuando esta contradecía sus opiniones.
  • Despreciaba a los pobres.
  • El desprecio hacia los demás era una de sus actitudes más características.
  • Durante la guerra civil española fue un cobarde traicionando a sus únicos cinco discípulos.
  • Era un hombre rencoroso y vengativo. Y se ejercitó en el rencor y la venganza.
  • Era un amante de la guerra, acérrimo partidario de la pena de muerte.
  • Nunca quiso a nadie (más que a sí mismo) y nunca demostró ni afecto ni ternura ni compasión por los que sufren.
  • Era un hombre malvado e intransigente y utilizaba la coacción de forma sistemática y sin escrúpulos.
Anuncios